Definiendo rumbos

En verdad, amigo mío, en el Espiritismo habrás encontrado tu renovación mental. El fenómeno mediúmnico habrá modificado tus convicciones. Seguramente, las conclusiones filosóficas han alterado tu visión del mundo. Ahora admites la inmortalidad del ser. Sientes la excelsitud de tu propio destino.

Pero si esa transformación de la inteligencia no eleva tu corazón mediante el perfeccionamiento íntimo, si los principios que abrazas no te ayudan a que mejore tu comportamiento en relación con nuestros hermanos de la Humanidad, ¿para qué te sirve el conocimiento?

Si una fuerza superior no educa tus emociones, si la cultura no te conduce hacia la sublimación del carácter y del sentimiento, ¿qué haces con el tesoro intelectual que la vida te confía?

El intercambio con los habitantes del mundo espiritual no tiene valor si solamente satisface un capricho. La asombrosa manifestación de lo que no es habitual puede carecer de sustancia.

Leer másDefiniendo rumbos

En la hora más amarga

Ella es así. Llega cuando uno está en el auge de la alegría, cuando los planes son muchos y se espera lo jamás alcanzado. Llega y derrumba sueños, destruye placeres idealizados, consume de dolor a los que permanecen.

Cuenta la actriz Helen Hayes su inconformidad con la muerte de su hija, de apenas diecinueve años, llevada por una crisis de poliomielitis. ¿Por qué? – Gritaba su corazón. Mi hija era joven e inocente, ¿por qué razón fue llevada de esta forma, en vísperas de su estreno en la carrera teatral, en Nueva York?

Ella misma, envuelta en luto, abandonó la carrera artística. ¿Cómo podría crear belleza en los escenarios, si estaba muerta por dentro? Comenzó a rechazar compromisos sociales y profesionales, limitándose a recibir a las personas más íntimas de la familia.

Leer másEn la hora más amarga