Vida y Valores (La humildad analizada)

Entre las virtudes, existe una que es coche-jefe del progreso, y pocas veces nos damos cuenta de esto. Esa virtud se llama humildad. Lamentablemente, la humildad entró en ese camino de la mala interpretación, del mismo modo que las personas interpretan mal el amor, la paz, caridad, fraternidad. Se acostumbra a imaginar que ellas sean cualquier cosa, menos aquello que de hecho ellas son. La humildad no escapó de ese trayecto de la mala interpretación. Para mucha gente, ser humilde es ser cobarde, es la tibieza, es la timidez. Pero, la humildad no tiene ningún compromiso con la cobardía, ni con la tibieza, ni con la timidez. Por lo contrario, la humildad es una virtud pro-activa, es también una virtud activa.

La persona humilde no es aquella que quede esperando caer del cielo, quieta, parada, que no habla, que no reclama, que no llama la atención, que no se levanta. No. La humildad, no. La humildad es exactamente aquella que esclarece, que orienta, que ilumina, que dice, si, que dice no, sin faltar con la verdad, sin faltar con el amor. La humildad es exactamente el camino sobre el cual el amor se mueve. Nadie consigue amar si no es humilde.

Leer másVida y Valores (La humildad analizada)

Recomendación necesaria

En el trabajo de atendimiento fraterno del Centro Espirita, delante del padre ansioso, explica con convicción el entrevistador:

– Las convulsiones de su hijo tienen origen espiritual, fruto de una subyugación. Un Espíritu se acerca a él y lo envuelve en vibraciones deletéreas, disparando la crisis.

– ¿Por qué esa agresión?

– Probablemente se trata de una venganza.

– No lo entiendo. El niño tiene cinco años, ¿Qué mal podría hacer?

– Somos todos Espíritus eternos. Ya hemos vivido muchas experiencias en la Tierra. No sabemos la naturaleza de los compromisos del niño ni de su envolvimiento con el desafecto que lo persigue.

Leer másRecomendación necesaria