La lluvia

El día estaba claro y soleado. El barrio era tranquilo, casi sin movimiento, y los niños acostumbraban a jugar con los vecinos en la calle. Ese día, Toninho, de seis años, invitó a sus amiguitos para jugar al balón en la calle. Estaban así entretenidos con el juego, cuando el tiempo comenzó a cerrar. Pesadas nubes fueron surgiendo en el horizonte, avanzando siempre, hasta que el Sol desapareció por completo. Todo quedó oscuro. ¡Parecía de noche!. No tardó mucho, y gruesas gotas de lluvia comenzaron a caer. Los rayos rascaban el cielo, seguidos por truenos ensordecedores.

Los chicos se abrigaron en el balcón de la casa de Toninho, esperando que la lluvia parara para poder volver al juego. Mientras eso, ellos hablaban intercambiando ideas sobre la escuela, cuando comenzaron a discutir. Era común que eso pasara, porque Toninho, orgulloso, le gustaba sobresalir a los demás, creyendo que era el más experto, el más inteligente y el más capaz. Media hora después, el aguacero había cesado y los niños se preparaban para volver al juego, aún con la calle mojada, cuando comenzaron a oír un ruido diferente, como si piedras estuvieran cayendo sobre el tejado.

Leer másLa lluvia

Gozadores del Más Allá

Fue el punto culminante, en la exposición moderna. Un concurso de esculturas. Muchos candidatos. Aficionados y profesionales disputando el codiciado premio. Decenas de creaciones artísticas fueron sometidas a respetables críticos que, después de una demorada apreciación, eligieron la vencedora. Con un metro de altura, monolítica, formas arredondeadas, con reentradas y bajos relieves, era literalmente impenetrable para los no entendidos.

Nunca sabrían lo que pretendía el autor. En que ignoto socavón de la memoria buscó inspiración para aquella “cosa”. Pero agradó a los entendidos, que aplaudieron la ligereza del conjunto y la forma decorativa.

En la ceremonia para la entrega de trofeos, convocado el autor, este informó:

– Soy solo representante del escultor. Mejor dicho, de la escultora. No fue posible inscribir el trabajo en su nombre. La regulación no lo permite.

Leer másGozadores del Más Allá