Campaña diferente

Esperaba por Usted justo aquí, para tratar de un asunto serio, – me dijo Capistrano, un viejo amigo que ahora está en el Plano Espiritual, al cual conocí ya mayor y próspero, en una pequeña tienda de Botafogo, en el tiempo en que todavía me estaba acomodando a la estructura enferma.

Alrededor nuestro, en la esquina de la calle Real Grandeza, grupos fraternos de amigos desencarnados alegremente se burlaban de los carros que colocaban flores para las conmemoraciones de los difuntos, junto al aristocrático cementerio São João Batista. Canastas y ramos, haciendo recordar joyas de primavera, se derramaban de las manos ricas y pobres, arrugadas y juveniles, en homenaje a los afectos queridos, que casi todos los visitantes suponían inmóviles para siempre ahí en el suelo.

– Supe mi amigo, – prosiguió Capistrano singularmente abatido, – que Usted todavía escribe para los vivos del mundo… Seguir leyendo “Campaña diferente”

Terreno fértil

Cuando obsesores de sagaz inteligencia pretenden apartar lideres religiosos de sus tareas, nunca descartan la fascinación afectiva, explotando sus tendencias.

En el medio espirita vemos respetables jefes de familia, con responsabilidad en la dirección de instituciones, involucrándose en perturbadoras experiencias pasionales patrocinadas por agentes de las sombras.

Desertan de compromisos conyugales y espirituales creyendo atender al glorioso llamamiento del amor, al lado de “almas gemelas”. Aprenden a costa de penosas frustraciones que el amor legítimo nunca comete el desatino de sobreponerse al deber.

Cuando no encuentran receptividad en aquellos que pretenden desviar, los obsesores les imponen problemas involucrando gente cercana. Ejemplo destacado en este sentido ocurrió con el apóstol Pablo, narrado por el Espíritu Emmanuel, en el libro “Pablo y Esteban”, psicografía de Francisco Cándido Xavier. Seguir leyendo “Terreno fértil”

Volver arriba