Jesús y el espíritu del mal

Los cristianos de todos los tiempos conocieron las embestidas perversas del espíritu del mal, que los agredió y los sacrificó, en actos indignos, con el objetivo de dificultar su dedicación al Maestro Jesús. Al principio, él estuvo siempre activo persiguiendo al Maestro, a través de instrumentos propios, que eran: los fariseos, los saduceos, los sacerdotes y los individuos mezquinos que intentaron crearle dificultades, instigando a las fuerzas dominantes para que le impidiesen el Sublime Ministerio. Conociéndolo de cerca, al Amoroso Amigo de los que no tenían amigos, se trasladaba de ciudad a cada nuevo ataque, enseñando el mensaje libertador en esas continuas jornadas cuando la situación en cada lugar se hacía insoportable, porque su hora aún no había llegado…

Innumerables veces, embestían contra Él a través de los obsesos que encontraba y liberaba. En otras ocasiones, se presentaba en la hipocresía y sordidez moral de aquellos que intentaban confundirlo con sus sutilezas criminales, para que sus palabras parecieran equivocadas, a fin de crearle situaciones insoportables. Seguir leyendo “Jesús y el espíritu del mal”

Volver arriba