La caridad para con los criminales

La verdadera caridad es una de las más sublimes enseñanzas que Dios haya dado al mundo. Entre los verdaderos discípulos de su doctrina, debe existir una fraternidad completa. Debéis amar a los desgraciados y a los criminales, como a criaturas de Dios a las cuales se concederá el perdón y la misericordia, si se arrepienten como a vosotros mismos, por las faltas que cometéis contra su ley. Pensad que vosotros sois más reprensibles, más culpables que aquellos a quienes rehusáis el perdón y la conmiseración, porque muchas veces ellos no conocen a Dios como vosotros lo conocéis, y se les harán menos cargos que a vosotros.

Leer más

Certificación

Emmanuel

Convenzámonos, pues, de que toda criatura camina para el reino de la angelitud, y que, invistiéndose en la posición de espíritu sublime, no conoce más el dolor, ya que el amor le será sol en el corazón disipando todas las sombras de la vida al toque de su propia luz.

Leer más