Nuestra alma

Emmanuel

Todos tenemos efectivamente de nosotros únicamente nuestra propia alma y, ya que somos beneficiarios de todos los bienes de la vida, estemos constantemente prevenidos para dar cuenta de nosotros mismos, ante las Leyes del Destino, en lo tocante a uso y provecho, rendimiento y administración.

Entronicemos la vida en nuestra alma y abonémosla con nuestra buena voluntad en la extensión del progreso y del servicio, de la armonía y del amor, y aun mismo a pretexto de legítima defensa, abstengámonos del mal, recordando, con el Divino Maestro que la cruz del supremo sacrificio será siempre brillante resurrección.

Leer másNuestra alma