La mujer encorvada

19. – Jesús enseñaba en una sinagoga todos los sábados. – Un día, vio a una mujer poseída por un Espíritu, que la enfermó desde los dieciocho años; y ella estaba tan encorvada que no podía, de ninguna manera, mirar hacia arriba. Viéndola Jesús la llamó y le dijo: Mujer, libre estás de tu enfermedad. – Al mismo tiempo puso las manos sobre ella y ella se enderezó, y glorificaba a Dios. Pero el jefe de la sinagoga, indignado porque Jesús había curado en sábado, dijo al pueblo: Seis días hay en que se puede trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados y no en sábado.El Señor, tomando la palabra le dice: ¡Hipócrita, ¿hay alguno de vosotros que no desata en sábado su buey, o su asno del pesebre, y no lo lleva a abrevar? ¿Porqué, pues, no convendría librar de sus lazos, en un día sábado, a esta hija de Abraham, a quien Satanás mantuvo así atada durante dieciocho años? Al decir él estas cosas todos sus adversarios quedaron confundidos, y todo el pueblo se regocijaba al verlo hacer tantas cosas gloriosas. (San Lucas, Cap. XIII, v. del 10 al 17).

Leer másLa mujer encorvada

El cuaderno infinito

¿Has encontrado ya un cuaderno antiguo con tus anotaciones?

Siempre es un hecho curioso, pues nos remite a un determinado momento de nuestra historia, que ha quedado allí grabado. Lo que estábamos sintiendo, o lo que estábamos aprendiendo o, simplemente, notas importantes en aquel contexto temporal. Sin embargo, lo más común es que, después de llenar todas las hojas de un cuaderno y que aquellos escritos dejen de interesarnos, simplemente lo descartamos.

En resumen: un cuaderno sólo puede ser utilizado una vez. Como si solo tuviera una vida. Esto, sin embargo, ya no es verdad, gracias a la tecnología que cada día nos trae nuevas sorpresas.

Leer másEl cuaderno infinito