El Espiritismo y la pena de muerte

La pena de muerte es signo peculiar de la barbarie. Víctor Hugo.

Esta costumbre bárbara y anacrónica de ajusticiar a los hombres, es la regresión a los tiempos primitivos en que la fuerza convertida en exclusivo derecho, se impone a toda consideración, no ya científica ni religiosa, sino simplemente humana, es el sedimento del salvajismo ancestral que sube a la superficie de la humanidad civilizada y se manifiesta en el derecho penal como una consecuencia de la mala organización social y en el instante en que las instituciones legales se sienten impotentes para corregir humanamente a los delincuentes y prevenir las causas fundamentales que determinan el crimen.

Leer másEl Espiritismo y la pena de muerte

Justicia de las aflicciones

1- Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. -Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán hartos. -Bienaventurados los que padecen persecuciones por la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. (San Mateo, cap. V, v. 5, 6 y 10).

2- Y Él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: -Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios. – Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque hartos seréis. – Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis (San Lucas, cap. VI, v. 20 y 21). Mas ¡ay de vosotros los ricos, porque tenéis vuestro consuelo! – ¡Ay de vosotros los que estáis hartos, porque tendréis hambre! – ¡Ay de vosotros los que ahora reís, porque gemiréis y lloraréis! (San Lucas, cap. VI, v. 24 y 25).

Leer másJusticia de las aflicciones