Salvo-Conducto

Cuando escribía el libro ¿Quién tiene Miedo de la Muerte? Estuve en el crematorio, en Vila Alpina, São Paulo, a fin de coger informaciones sobre la incineración de cadáveres. Pretendía, como hice, escribir un capítulo sobre el asunto.

El administrador, gentilmente, me mostró cómo funciona todo eso, resaltando que dentro del horno la temperatura es de aproximadamente tres mil grados centígrados. Seguir leyendo “Salvo-Conducto”

Volver arriba