Camino de luz

Para cualquier estación de mejoría y progreso, perfeccionamiento y elevación, el trabajo en el bien será siempre el camino de luz.

Si te dices inexperto, hallarás en el trabajo la precisa madurez.

Si te declaras en condiciones de flaqueza es la escuela que te hará fuerte, ante las exigencias edificantes de la vida.

Si te afirmas sin méritos, el trabajo es la vía de acceso hacia ellos.

Si inhibiciones o angustias te cercenan las manifestaciones, es el proceso más rápido de extinguirlas. Seguir leyendo “Camino de luz”

Cristo en casa

Contraponiéndose a la ola creciente de la locura que irrumpe avasalladora en todas partes y domina penetrando los hogares y destrozándolos, el Evangelio de Jesús, hoy como en el pasado, abre larga franja para la esperanza, facultando la visión de un futuro prometedor donde los inquietos del corazón no tendrán la oportunidad de prosperar.

Al lado de la lascivia y del moderno comercio del erotismo, que consumen las más elevadas aspiraciones humanas en la industria de la depravación, las semillas luminosas de la Buena Nueva, plantadas en el interior del conjunto familiar, se extienden en embriones de amor que enriquecen a los espíritus de paz, recuperando a los hombres portadores de las enfermedades espirituales de largo curso y medicándolos con las dádivas de la salud. Mientras campea la caza enloquecida a los estupefacientes y barbitúricos, a los narcóticos y a los excesos del sexo en perturbación, el mensaje del Reino de Dios cada semana, en la familia, representa un medicamento valioso que consigue recomponer de las perturbaciones psíquicas de aquellos que están anestesiados, bajo el yugo de fuerzas ultrices y vengadoras de existencias pasadas. Seguir leyendo “Cristo en casa”

Volver arriba