Perdonad

Hagamos una reflexión en torno a los objetivos esenciales de nuestra existencia en la Tierra, y preguntemos de manera profunda y significativa:

-¿Qué quieres que haga, Señor?

Cuando Él se apareció en las puertas de Damasco a su enemigo, su pregunta estuvo caracterizada por la ternura:

-Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Seguir leyendo “Perdonad”

La vida eterna

No nos conformemos con la pura condición de oyentes, delante de las verdades eternas. ¿Como clasificar al alumno que estudia indefinidamente, sin nunca aprender, o el hombre que desaprueba sin experimentar?

Recordemos que todo en la vida es causa y efecto, acción y retribución.

Quien realmente descubre algo importante para el bien no huye a demostraciones.

Quien planta con seguridad, recoge a tiempo. Seguir leyendo “La vida eterna”

Volver arriba