Muchos conflictos

Por los muchos conflictos que alcanzan a la criatura humana, que parece divorciada de los principios ético-morales y de las propuestas libertadoras de la ignorancia y de la estupidez, complaciéndose en el desorden y en el exacerbado placer de los sentidos, no podemos ignorar la necesidad de recordarle algunas directrices para su éxito real en el desiderato de la reencarnación.

Confundiendo gozo con felicidad, en una alucinada correría hacia el exceso de toda orden, incluyendo el desbordamiento de las pasiones, sucumbe, sin darse cuenta, al peso de las aflicciones con que se sobrecarga, anestesiando la conciencia para no pensar y anulando el sentimiento en la vana proeza de pasar incólume delante del sufrimiento. Seguir leyendo “Muchos conflictos”

Volver arriba