Los obreros del señor

5. Tocáis el tiempo del cumplimiento de las cosas anunciadas para la transformación de la humanidad; ¡felices serán los que hayan trabajado en el campo del Señor con desinterés y sin otro móvil que la caridad! Los jornales de trabajo serán pagados al céntuplo de lo que hayan esperado. ¡Felices los que habrán dicho a sus hermanos: “Hermanos, trabajemos juntos y unamos nuestros esfuerzos, a fin de que el Señor, cuando llegue, encuentre la obra concluida”, porque el Señor Les dirá: “Venid a mí, vosotros que sois buenos servidores, vosotros que habéis hecho callar vuestros celos y vuestras discordias para no dejar la obra en sufrimiento!” Seguir leyendo “Los obreros del señor”

Los dos montes

En el año 100 a.C., fue edificada la fortaleza de Masada, nombre derivado de esta inmensa meseta en las Colinas de Judea.

Toda la región era árida, el clima hostil y abrasador. Pocas veces las lluvias amenizaban el tormento de las piedras calcáreas, que los vientos y los pocos torrentes cavaban, produciendo abismos.

El desierto de Judea puede ser comparado con muchos sentimientos humanos, en los cuales no brotan las delicadas expresiones de la gentileza, del amor, de la compasión o de la solidaridad. En la soledad del desierto son inevitables la muerte o la comunión con la Divinidad. Seguir leyendo “Los dos montes”

Volver arriba