¡Valorice su día!

Cada día corresponde a una nueva página escrita en el libro de su vida, donde usted deberá escribir las mejores memorias. Así, cuando despierte, dirija al Infinito su oración.

Agradezca por la noche superada y ruegue al Padre del Cielo las indispensables bendiciones para el periodo inicial. Yérgase y alégrese con la oportunidad renovada de mantener su cuerpo físico para emprendimientos de progreso. Busque ocuparse con algo noble, algo que dignifique su existencia en la Tierra.

Frente de trastornos y contratiempos, que surgen en los caminos de todos, invariablemente, no se deje conducir por la irritación, por la angustia o por la amargura. Seguir leyendo “¡Valorice su día!”

Jesús y Sufrimientos

Cuando buscado por los portadores de enfermedades, Jesús siempre les preguntaba si realmente deseaban la salud, o creían que él los podría curar.

Era de fundamental importancia para el restablecimiento del enfermo para su seguridad intima sobre estos dos requisitos: querer y creer.

Complementándose uno con el otro, se tornan esenciales para el restablecimiento físico y psíquico del candidato para la cura. Seguir leyendo “Jesús y Sufrimientos”

Volver arriba