La vista de Dios

31. Ya que Dios está en todas partes, ¿por qué no lo vemos? ¿Lo veremos al dejar la Tierra? Estas dos preguntas acuden a nosotros diariamente. La primera es fácil de responder: nuestros órganos materiales poseen percepciones limitadas que no les permiten ver determinadas cosas, aun materiales. Por eso, ciertos fluidos escapan totalmente a nuestra visión y a nuestros instrumentos de análisis, pero, sin embargo, no dudamos de su existencia. Vemos a los cuerpos moverse bajo la influencia de la fuerza de gravedad, mas no vemos a esa fuerza. Seguir leyendo “La vista de Dios”

Un día de niño

¡Se me cayó un diente! ¡Se me cayó un diente!

Fue así durante todo el trayecto. La niña, sentada detrás de nosotros en el autobús urbano, iba cantando por el camino. Repetía la frase y cada vez en una escala por encima o por debajo de la anterior.

Imaginamos que ella había perdido un diente de leche y eso le constituía algo inusitado. Tal vez los padres le habían prometido algo, como a veces ocurre. Tal vez la familia había conmemorado el hecho, para certificar que ella estaba madurando, en el natural proceso de sustitución de la primera dentición. Seguir leyendo “Un día de niño”

Jesús y Honra

La estructura psíquica de Jesús es el modelo de la perfecta identificación con la tarea que Él vino a ejercer.

Jesús puede penetrar en las leyes fundamentales de la vida que conducen a los hombres, estableciendo en palabras y actos las rutas seguras para el equilibrio físico-psíquico de todos.

Proyectando la Verdad, no oprimía con su natural superioridad, no arrebataba la individualidad, que permanecía más independiente. Seguir leyendo “Jesús y Honra”

Volver arriba