La protección del cielo

La oración torna mejor al hombre.

Aquel que ora con fervor y confianza se hace más fuerte contra las tentaciones del mal y Dios le envía buenos Espíritus para ayudarlo. Y este es una ayuda que jamás se le recusa, cuando es pedido con sinceridad.

La persona que estaba de guardia en el atendimiento fraterno, en el Centro Espirita, conversaba con el asistido. Seguir leyendo “La protección del cielo”

En los momentos graves

Delante de alguna desilusión que te impulse a perder el incentivo para el trabajo…

Delante de la incerteza que te visite, apuntándote las tentaciones y riesgos que te amenacen…

Delante de cambios imprevistos que te obliguen a pensar y a delibrar sin el puntal de afectos con los cuales ya no cuentas…

Delante de la crítica destructiva que te induzca a desistir de cooperar en la oficina del bien… Seguir leyendo “En los momentos graves”

Volver arriba