La fe y la caridad

13. Os dije últimamente, mis queridos hijos, que la caridad sin la fe, no bastaría para mantener entre los hombres un orden social capaz de hacerles felices. Debería haber dicho que la caridad es imposible sin la fe. Podréis muy bien encontrar, en verdad, rasgos generosos aun en la persona que no tiene religión, pero esa caridad austera que sólo se ejerce por abnegación, por el sacrificio constante de todo interés egoísta, sólo la fe puede inspirarla, porque sólo ella puede hacernos llevar con ánimo y perseverancia la cruz de esta vida.

Sí, hijos míos; en vano el hombre, ávido de goces, quisiera engañarse sobre su destino en la tierra, sosteniendo que le es permitido el ocuparse sólo de su felicidad. Seguir leyendo “La fe y la caridad”

La crisis y usted

Justificando sus aflicciones, usted relaciona las crisis que contaminan al mundo:

crisis en la balanza del comercio mundial;
crisis en los negocios, que sufren grandes pérdidas;
crisis en la salud, que se descompone por uso de drogas, agresiones y permisibilidades;
crisis de trabajo, con el desempleo de millones de ciudadanos;
crisis ambiental, en virtud de la polución;
crisis de confianza, por falta de ética de fraternidad entre los hombres;
crisis de amor, manchado por las explosiones de sensualidad. Seguir leyendo “La crisis y usted”

Problemas de la Mediumnidad

Personas que ignoran la excelencia del contenido de la doctrina, pronostican de una forma alarmante, que el ejercicio de la mediúmnidad genera varios desordenes emocionales, comprometiendo el equilibrio psicológico del hombre. Sin darse cuenta, repiten los viejos clichés que la experiencia demostró que están sobrepasados por no tener legitimidad.

La mediúmnidad, como cualquier otra facultad orgánica, exige cuidados específicos para un desempeño eficaz y tranquilo. Los disturbios que le son atribuidos, suceden por las alteraciones emocionales de su portador, ya que siendo un espíritu endeudado, cuando reencarna se enreda en sus propias imperfecciones, de las cuales derivan sus conflictos, sus perturbaciones, su intranquilidad. Seguir leyendo “Problemas de la Mediumnidad”

Volver arriba