La puerta estrecha

3. Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición y muchos los que entran por él. – ¡Qué angosta es la puerta, y qué estrecho el camino que lleva a la vida: y pocos son los que atinan con él. (San Mateo, cap. VII, v. 13 y 14).

4. Y le dijo un hombre: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él le dijo: Porfiad a entrar por la puerta angosta: porque os digo que muchos procurarán entrar, y no podrán. Seguir leyendo “La puerta estrecha”

Conquistar y conquistarse

Muchos conquistan el oro de la Tierra y adquieren miseria espiritual.

Muchos conquistan la belleza corpórea y acaban en el envilecimiento del alma.

Muchos conquistan el poder humano y pierden la paz de sí mismos.

Es necesario que el espíritu se acrisole en la experiencia y en la lucha, valiéndose de ellas para modelar el carácter, enseñoreando la propia vida. Para poseer algo de cierto y con seguridad, es indispensable no seamos poseídos por las fuerzas deprimentes que nos inclinan el sentimiento y el raciocinio a los desequilibrios de la sombra. Seguir leyendo “Conquistar y conquistarse”

La luz de la vida

El hombre habrá efectivamente alcanzado la culminación.

Descubrió el calor y siguió para el automóvil, campeón de velocidades, pero no prescinde del concurso de quien le oriente el tránsito y le proteja los vehículos.
Se inició en la ciencia del vuelo y partió para la Astronáutica, investigando el Reino

Cósmico, sin embargo, precisa del hogar, en el Planeta, a fin de apurarse y vivir en medio que le es propio. Seguir leyendo “La luz de la vida”

Volver arriba