Ruego del culpable

Querido Amigo: Deseo pedirte perdón por el mal que te hice. Infelizmente, en aquella ocasión, yo me encontraba infeliz conmigo mismo, sin la capacidad de discernir entre el bien y el mal, lo que debía y lo que no me era lícito hacer.

Reconozco hoy que te ofendí, con mi insolencia y desequilibrio, proporcionándote sufrimientos innecesarios. En la falta de vigilancia, que me caracterizaba, en aquella época, yo te calumnié insensatamente, movido por el sentimiento inferior de envidia, no aceptando tu postura de Espíritu superior. Seguir leyendo “Ruego del culpable”

Con Jesús

Con Jesús, la vida adquiere un nuevo sentido.

La dificultad se hace bendición. Dolor y alegría.

Tristeza es la víspera de la consolación.

La lucha constructiva produce la tranquilidad de la conciencia.

Trabajo es una condición de felicidad.

La sombra es la fuente de la luz. Seguir leyendo “Con Jesús”

Volver arriba