No dejar nada por cumplir y saldar

Hermanos queridos: Ese tic tac que llega a vuestros oídos procedente de ese reloj de sobremesa, marca exactamente vuestro fugaz paso por este planeta, y al ser fugaz os quiero decir que el tiempo es ligero y habéis de aprovecharlo de una manera más eficaz y más productiva.

Tenéis el tiempo graduado para conseguir, si vuestra voluntad fuese firme, los objetivos que os impusisteis al pedir esta reencarnación. Casi siempre dejáis algo por cumplir y tenéis que volver para terminar de saldar la cuenta de vuestros errores. Seguir leyendo “No dejar nada por cumplir y saldar”

Vida y valores (La revolución planetaria)

Nuestro planeta es un cuerpo vivo suelto en el espacio. Y, ciertamente nuestro planeta ha pasado por incontables transformaciones. Por ser un cuerpo vivo, está en proceso de evolución permanente, de madurez. Y por ser un cuerpo vivo y por estar en ese proceso de madurez, nosotros presenciamos a cada día, todo lo que va ocurriendo con nuestro querido planeta terrestre.

Sus transformaciones son incontables. La Tierra es un mundo en transformaciones. Basta pensar que aquí hemos vivido transformaciones de variadas órdenes. Seguir leyendo “Vida y valores (La revolución planetaria)”

Asuntos de guerra

Los Emisarios de la sabiduría Divina, junto a los hombres, para establecer facilidad y protección, bienestar y seguridad a la existencia terrestre, en nombre de Dios, inspiraron a la inteligencia humana, induciéndola a la creación de inventos y descubrimientos. Y los hombres, en respuesta a semejantes donaciones, las usaron, en muchos casos, de modo contraproducente, según el propio libre albedrío que les es peculiar.

Se concedió a los hombres la dinamita para el traslado de canteras y obstáculos, de modo para facilitar las vías de comunicación entre las criaturas. Seguir leyendo “Asuntos de guerra”

Volver arriba