El sueldo ideal

¿Estás satisfecho con tu sueldo? Es probable que no, pues son constantes las reclamaciones acerca de la remuneración baja que, como dicen, no es suficiente. Se escucha decir que el dinero que se recibe al final de mes ni siquiera es suficiente para cumplir con los compromisos asumidos anteriormente. Lo más raro en todo eso es que las reclamaciones por la mejoría de los sueldos provienen de todas las clases trabajadoras, pero lo que se percibe con relación a calidad de trabajo es casi el caos.

En general, no se observa que las personas se preocupen en cumplir bien sus tareas. Al contratar un jardinero para arreglar el jardín, lo que se obtiene es una poda mal hecha, un césped mal aparado y la tierra mal esparcida por los canteros. Seguir leyendo “El sueldo ideal”

Instinto de conservación

702 – ¿El instinto de conservación es una ley natural?

– Sin duda. Ha sido dado a todos los seres vivientes, cualquiera que sea su grado de inteligencia; en unos es puramente maquinal y en otros racional.

703 – ¿Con qué objeto ha dado Dios a todos los seres vivientes el instinto de conservación?

– Porque todos deben concurrir a los objetivos de la Providencia. Por esto Dios les ha dado la necesidad de vivir. Y además la vida es necesaria al perfeccionamiento de los seres, y ellos lo sienten instintivamente sin darse cuenta de ello. Seguir leyendo “Instinto de conservación”

El rostro es de los otros

Hay personas cuya vida se escurre en perfecta calma; que, nada necesitando hacer por sí mismas, se conservan exento de cuidados.

¿Probará esa existencia dichosa que ellas nada tienen que expiar de una existencia anterior? ¿Conoces a muchas de estas personas?

Te engañas, si piensas que las hay en gran número. No es raro, la calma es apenas aparente. Tal vez hayan escogido tal existencia, pero, cuando la dejan, notan que no les sirvió para progresar. Entonces, como el perezoso, lamentan el tiempo perdido… Seguir leyendo “El rostro es de los otros”

Volver arriba