Gemidos y plegarias

Las promesas del mundo son vanas,
humo leve su gloria y placer,
olvidemos sus pompas livianas
y pensemos que Dios solo es fiel.

El amor de la tierra se pierde,
la amistad es mezquina interés,
¡oh mortal! Que tu mente recuerde siempre,
siempre, que Dios solo es fiel.

Solo en Dios hay piedad infinita,
solo en Dios hay verdad,
solo en Él, su palabra sublime es bendita,
alabemos a Dios siempre fiel. Seguir leyendo “Gemidos y plegarias”

Movilización

Hay personas que, por culpa suya, caen en la miseria. ¿Ninguna responsabilidad tendrá de eso la sociedad?

Pero, ciertamente. Ya dijimos que la sociedad es muchas veces el principal culpable de semejante cosa. Además, ¿no tiene la sociedad que velar por la educación moral de sus miembros? Casi siempre, es la mala educación que les falsea el criterio, en vez de sofocarles las tendencias perniciosas. Seguir leyendo “Movilización”

Compasión

Cuanto te yergas en oración al corazón augusto y Misericordioso del Padre Celestial, no olvides que alrededor de tus pasos, claman las súplicas de millones de seres implorándote compasión. Anótales el tono de expectativa y de angustias y no desdeñes auxiliar.

Infatigable para que la paciencia y la sonrisa te enseñen a recoger, sin alarde y sin queja, todos los impactos del sufrimiento ajeno.

Viste, cada día, la túnica del entendimiento y encontrarás, por todas partes la ignorancia y la penuria rogándote amparo y comprensión. Seguir leyendo “Compasión”

Volver arriba