Fuera de la caridad no hay salvación

Mis hijos, en la máxima: Fuera de la caridad no hay salvación, están encerrados los destinos de los hombres, en la Tierra y en el cielo; en la Tierra, porque a la sombra de ese estandarte ellos vivirán en paz; en el cielo, porque los que la hubieren practicado encontrarán gracias delante del Señor.

Esa divisa es el farol celeste, la luminosa columna que guía al hombre en el desierto de la vida, encaminándolo para la Tierra de la Promisión. Ella brilla en el cielo, como aureola santa, en la frente de los elegidos, y, en la Tierra, se encuentra grabada en el corazón de aquellos a quien Jesús dirá: Seguir leyendo “Fuera de la caridad no hay salvación”

El convidado más importante

Hubo un casamiento en Caná de Galilea, en el cual comparecieron Jesús y su madre. Por circunstancias imprevistas y para vergüenza de los dueños de la casa, se acabó rápidamente el vino.

Jesús, a quien no pasaba desapercibido las murmuraciones del descontento general, y atendiendo a la observación de María, pidió a los criados que llenasen de agua seis grandes recipientes de piedra. Hecho esto, recomendó que la llevasen al maestro de mesa, organizador de la fiesta matrimonial. Este, después de probarla, se admiró y, llamando al novio, le dijo: Seguir leyendo “El convidado más importante”

Volver arriba