Coraje y responsabilidad

Cuando el ser humano descubre el Espiritismo es tomado por especial alegría de vivir, pasando a comprender las razones de su existencia, los mecanismos que trabajan a favor de la felicidad, experimentando gran euforia emocional.

Cuando el Espiritismo penetra en la mente y en el sentimiento del ser humano, se opera en él una natural transformación intelecto moral para mejor. Proponiéndole radical alteración en el comportamiento que ensaya conquistas de metas elevadas y libertadoras. Seguir leyendo “Coraje y responsabilidad”

El que no aborrece a su padre y a su madre

1. Y muchas gentes iban con él: y volviéndose, les dijo: – Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre y mujer e hijos, y hermanos y hermanas, y aun también su vida, no puede ser mi discípulo. – Y el que no lleva su cruz a cuestas y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. – Pues así cualquiera de vosotros que no renuncie a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo. (San Lucas, cap. XIV, v. 25, 26, 27 y 33).

2. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí, y el que ama a hijo o a hija más que a mí no es digno de mí. (San Mateo, cap. X, v. 37). Seguir leyendo “El que no aborrece a su padre y a su madre”

Palpitación errada

Jovino era médium vidente. Percibía, frecuentemente, a su lado, un simpático Espíritu que se decía su protector. Se habituó a consultarlo, al principio al respecto de cuestiones doctrinarias; después, problemas personales; finalmente, con el pretexto de cualquier asunto.

Cuando compró un coche, conductor inexperto incorporó la ayuda del acompañante espiritual a partir de su indecisión, en un cruce movido, cuando este le habló, resoluto:

– ¡Vamos que da tiempo! Seguir leyendo “Palpitación errada”

Volver arriba