El poder de la oración

Se cuenta que una pobre señora, con visible aspecto de derrota estampado en el rostro, entró en un almacén, se acercó al propietario, conocido por su trato grosero, y le pidió fiado algunas provisiones. Ella contó que su marido estaba muy enfermo y no podía trabajar y que tenía siete hijos para alimentar.

El dueño del almacén se burló, y le pidió que se retirara de su establecimiento. Pensando en la necesidad de su familia ella imploró: Seguir leyendo “El poder de la oración”

El cuarto Rey mago

Preciosa esta historia para los niños y también para los mayores.

Cuenta una leyenda rusa que fueron cuatro los Reyes Magos. Luego de haber visto la estrella en el oriente, partieron juntos llevando cada uno sus regalos de oro, incienso y mirra. El cuarto llevaba vino y aceite en gran cantidad, cargado todo en los lomos de sus burritos. Luego de varios días de camino se internaron en el desierto. Seguir leyendo “El cuarto Rey mago”

Enfrentando las tentaciones

El crecimiento espiritual no cesa cuando el ser se entrega a la conquista de los relevantes valores del bien. Muchas veces, los choques producidos por fenómenos antagónicos, cuando son debidamente conducidos, contribuyen al proceso de desarrollo y apresuran la manifestación de los recursos adormecidos. Es por eso que muchos desafíos se expresan como invitaciones tentaciones para los embates perversos y peligrosos. Ante ellos, la serenidad desempeña un papel fundamental porque diluye sus impactos perniciosos, las celadas crueles.

Porque pululan al lado de los trabajadores los que se permiten la pereza; al lado de los idealistas los que viven y cultivan el pesimismo; junto a los buenos, aquellos otros que se complacen en la anarquía y en la inferioridad, se multiplican las trampas de la iniquidad y del vicio, con las que amenazan y buscan producir conflictos y desórdenes. Seguir leyendo “Enfrentando las tentaciones”

Volver arriba