Ante la bondad de Dios

Cuando la facción del mal se figure terrible, al punto de insinuar en los espíritus más valerosos la falsa suposición de que se encuentran al frente de la derrota del bien, medita en los recursos de Dios y prosigue en la ejecución del deber que las circunstancias te atribuyen para que el bien prevalezca.

Que no te intimiden opiniones de desánimo, pareceres de duda, amenazas de crimen o exigencias de inquietud. Continua leal a la tarea edificante que la vida te reservó. Seguir leyendo “Ante la bondad de Dios”

Jesús

“Y cuando yo sea elevado de la tierra, a todos atraeré hacia mí.” — Juan 12:32.

Mientras fulguraban en oro los rayos del astro rey, bañando la Naturaleza de incomparable fiesta de luz, fueron pronunciadas las últimas palabras, dichas las instrucciones finales y significativas, y delineados los rumbos a seguir para el cumplimiento de las tareas futuras. Nimbado por una indefinible claridad, Él ascendió lentamente, ante las lágrimas de los compañeros y las esperanzas de redención por el trabajo del porvenir. Seguir leyendo “Jesús”

Volver arriba