Ante falsos profetas

Prevente en atribuir a los falsos profetas el fracaso de tus emprendimientos morales. Recuerda que todos somos tentados según el género de nuestras imperfecciones.

No despertarás el hambre del pez con un cebo de oro, ni atraerás la atención del caballo con un plato de perlas, pero sí ofreciendo a su percepción ligero bocado sangrante o algún cazo de maíz. De ese modo, igualmente, todos somos inducidos al error, en la pauta de nuestra propia estulticia. Seguir leyendo “Ante falsos profetas”

Hereditariedad y dolencia

1 –¿Existe una programación biológica en relación a las enfermedades? ¿El individuo nacería marcado para enfrentar determinado mal, como una bomba de reloj a detonarse en una época aplazada?

El Proyecto Genoma, llevado a efecto por un equipo de genéticos de varios países, viene identificando genes asociados a innumerables enfermedades. El Espíritu puede renacer con predisposición genética para determinado mal. Seguir leyendo “Hereditariedad y dolencia”

La familia de Betania

Cercada por inmensos campos de cebada, pequeños bosques de olivos e higueras que ofrecían sombra al camino de Jericó, que serpeaba junto a las murallas, Betania quedaba a una hora de Jerusalén. (*)

Desde la Puerta Dorada, la carretera de Jericó llegaba al Cedrón y bordeaba el Monte de los Olivos, antes de proseguir hacia Betfage.

El escenario de Betania difería notablemente de la opulencia barullenta de la ciudad de los profetas. A pesar de las tormentas eléctricas de Mareswhan (1) que caían repentinamente a semejanza del toque de las trompetas, el aire traslúcido y leve permitía, como aún hoy, la visión a distancias enormes. Seguir leyendo “La familia de Betania”

Volver arriba