En los momentos de incerteza

Calma. Vea Dios en el Universo, por todas partes, dentro de usted mismo; quede firme en el timón, en los buenos propósitos; no desista, no olvide que la visión humana imagina las cosas no como ellas son, mas como su interior permite.

Coraje, el proceso reencarnatório representa aprendizaje. Tenga paciencia, alcance el significado del momento. Procure serenarse; no extrañe las tempestades que caen sobre usted, ellas llegan, limpian el aire, purifican y pasan; el erguirse consciente es el mejor remedio para el dolor moral. Seguir leyendo “En los momentos de incerteza”

El martirio de un niño

París 18. A las 19.40 en la morgue se ha efectuado una “confrontación” o careo de lo más horrible, aun en aquel recinto en que lo horrible es lo común. Tres personas han sido puestas delante del cadáver de un niño que fue encontrado tirado en la calle, el que murió víctima de los tormentos que le prodigaba su propio padre.

Llámese este hombre Gregoire, quien con cinismo que solamente explica la alienación mental ha confesado que efectivamente martirizaba a su hijo, y que lo abandonó vivo en la calle de Vaneau. Seguir leyendo “El martirio de un niño”

Consciencia y evolución

El despertar de la consciencia faculta la responsabilidad al respeto de los actos, frente al desvelar de los códigos divinos que yacen en germen en el ser.

Creado simple e ignorante, el espíritu tiene como fatalidad la perfección que le está destinada.

Alcanzarla con rapidez o demorarse por conseguirla depende de su voluntad, de su libre albedrío.

Pasando por la hilera de la ignorancia, adquirió experiencias mediante las cuales puede discernir entre lo que debe y lo que no le es licito realizar, optando por las acciones que le proporcionen felicidad, bienestar, sin los efectos perniciosos, aquellos que se tornan desgastantes, atormentantes. De ese modo, se torna responsable por su destino, que está para construir, modificar, por medio de las decisiones y actitudes que se permita. Seguir leyendo “Consciencia y evolución”

Volver arriba