Hojas al viento

La situación de la familia era terrible. Seis hijos, el más mayor, 12 años; el menor, en los brazos de su madre, apenas de algunos meses. Padres e hijos cansados, hambrientos, sin casa, sin dinero, sin esperanzas. Poco equipaje, en maletas viejas, mucha amargura en el corazón.

– ¿Qué es esto? ¿Vinieron de la Guerra? –Pregunta, apenado, el encargado del albergue donde buscaban posada. Seguir leyendo “Hojas al viento”

El espiritismo no hace milagros

4. – El Espiritismo viene a su vez a hacer lo que cada ciencia hizo en su advenimiento: revelar nuevas leyes y explicar, por consiguiente, los fenómenos que son de la alzada de esas leyes. Estos fenómenos, es verdad, se refieren a la existencia de los Espíritus y a su intervención en el mundo material; mas está ahí, y se dice así, a lo que es sobrenatural. Pero, entonces, sería necesario probar que los Espíritus, y sus manifestaciones, son contrarias a las leyes de la Naturaleza; que eso no es ni puede ser una de sus leyes. Seguir leyendo “El espiritismo no hace milagros”

Zaqueo, el rico de humildad

Segregados, los publicanos (1) o recaudadores de impuestos, constituían la clase detestable y vivían bajo lluvias de odios y sarcasmos. (*)

El pan adquirido con el sudor de la aflicción era portador también de la aflicción de aquellos que estaban obligados al pago de las pesadas tasas, impuestas por las huestes victoriosas que dominaban a Israel.

Jericó era un gran centro de actividades comerciales y una ciudad famosa; en ella se había hospedado en el pasado Cleopatra, que se había quedado encantada con su aire suave y perfumado. Seguir leyendo “Zaqueo, el rico de humildad”

Volver arriba