Vida y valores (Justicia)

Un día, oímos del Hombre de Nazaret una de aquellas acepciones que se volverían antológicas. Nos dice Él, que nuestra justicia debería ser superior a la justicia de los escribas y de los fariseos.

Cuando paramos para pensar en esa propuesta de Cristo o en esa determinación del Maestro, tenemos que convenir que la justicia que aquellos hombres practicaban era una justicia de conveniencia. Para los amigos, todo, para los enemigos, la ley. A partir de ahí comenzamos a verificar hoy, cual es nuestro entendimiento de la justicia. Seguir leyendo “Vida y valores (Justicia)”

Enfermedad y medicamento

En el trato con las llagas de la ignorancia, en la esfera de la Humanidad, cuales sean la incomprensión y la venganza, la crueldad y la rebeldía, anotemos la conducta de la Misericordia Divina, en el cuadro de las enfermedades terrestres.

Porque alguien acusa los reflejos tóxicos de esa o de aquella enfermedad.

No sufre condenación al permanente desajuste. Reciben la atención de la Ciencia, que examina sus posibilidades de cura o mejora.

Porque el médico debe observar restos corruptores, no obliga la salud a la perturbación y al relajamiento. Les da guantes protectores. Seguir leyendo “Enfermedad y medicamento”

Volver arriba