Creced

«Antes creced en gracia y en conocimiento de Nuestro Señor y Salvador, Jesucristo». Pedro (II Pedro – 3:18).

El hecho de destacarse preocupa constantemente la idea del hombre. El propio mendigo, andrajoso y hambriento, muchas veces permanece, orgulloso, con la expectativa de realzarse en el Cielo.

Habitualmente, sin embargo, toda ansiedad, referente a este particular, es un propósito mal dirigido hacia el crecimiento, que luego se transforma en un falso crecimiento. No sería, propiamente, el acto de desenvolverse, sino el de llenarse.

Leer másCreced