Acontecimientos.12 de mayo de 1856

(Sesión personal en casa del Sr. Baudin)

Pregunta (a la Verdad)

– ¿Qué piensas del Sr. M…? ¿Es un hombre que tendrá influencia en los acontecimientos?

Respuesta – Mucho ruido. Tiene buenas ideas; es un hombre de acción, pero no es una cabeza.

P.- ¿Hay que tomar al pie de la letra lo que se ha manifestado, es decir, que le corresponde el rol de destruir lo que existe?

Leer másAcontecimientos.12 de mayo de 1856

Acontecimientos

Pregunta – La comunicación recibida el otro día hace presumir, por lo que parece, acontecimientos muy graves. ¿Podrías darnos algunas explicaciones al respecto?

Respuesta – No podemos precisar los hechos. Lo que podemos decir es que habrá muchas ruinas y desolación, pues han llegado los tiempos predichos de una renovación de la humanidad.

P. – ¿Qué causará esas ruinas? ¿Será un cataclismo?

R. – No habrá ningún cataclismo de orden material, tal como lo entendéis, pero flagelos de toda especie asolarán las naciones; la guerra diezmará los pueblos; las instituciones anticuadas se ahogarán en olas de sangre. Es preciso que el viejo mundo se aniquile para que se abra una nueva era para el progreso.

Leer másAcontecimientos

Jesús y Dios III

“…herederos de Dios y coherederos de Jesucristo.”

En el examen del problema de la identidad de Jesús con Dios, del Hijo con el Padre, es justo y conveniente que auscultemos también, la opinión de los apóstoles. Precisamos conocer el pensamiento, el testimonio de aquellos que fueran, vasos escogidos para el ministerio evangélico.

Dice Allan Kardec, con la prudencia y sensatez que le caracterizan el espíritu, (“Obras Póstumas”, Estudio sobre la naturaleza del Cristo, VI – Opinión de los Apóstoles, FEB, 13ª ed., Pág. 140); “De todas las opiniones, las de mayor valor son, incontestablemente, las de los Apóstoles, dado a que éstos lo asistieron en su misión y dado también a que, si él les hubiese dado instrucciones secretas, respecto a su naturaleza, algunos trazos de esas instrucciones se descubrirían en los escritos de ellos.

Leer másJesús y Dios III