Cielo con cielo

«Mas reunid para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la traza ni el herrumbre los consumen, y donde los ladrones no penetran ni roban.» — Jesús. (Mateo, 6:20.)

En todas las filas cristianas se mezclan ambiciosos de recompensa que presumen encontrar, en esa declaración de Jesús, positivo recurso de venganza contra todos aquellos que, por el trabajo y por la devoción, recibieron mayores posibilidades en la Tierra.

Lo que les parece confianza en Dios es odio disfrazado a los semejantes. Por no poder acaparar los recursos financieros al frente de los ojos, lanzan pensamientos de crítica y rebeldía, aguardando el paraíso para la satisfacción anhelada. Con todo, no será por entregar el cuerpo al laboratorio de la naturaleza que la personalidad humana encontrará, automáticamente, los planos de la Belleza Resplandeciente.

Leer másCielo con cielo

Mi guía espiritual 25 de marzo de 1856

(En casa del Sr. Baudin)

Por esa época yo vivía en la calle de los Mártires, n.º 8, en el segundo piso al fondo. Una noche, mientras trabajaba en mi gabinete, escuché unos golpes suaves en la pared que me separaba de la habitación vecina. Al principio no les presté atención, pero esos golpes persistentes se repitieron con mayor intensidad y comenzaron a cambiar de lugar, de modo que me puse a examinar con minuciosidad ambos lados de la pared; escuché para verificar si provenían de otro piso, y no descubrí nada.

Leer másMi guía espiritual 25 de marzo de 1856

Por sobre todo, Padre

La ciencia nos permite penetrar en las profundidades del infinito. Alzamos nuestra mirada al espacio y, de inmediato, las centenas de puntos brillantes que vemos nos deslumbran.

Entretanto, gracias a los potentes telescopios, hemos ido descubriendo millares de mundos, lanzando sus espléndidas armonías en los celestes campos de la inmensidad.

Delante de esos horizontes abiertos a la investigación humana, maravillados, concebimos al Creador de todas las cosas, tan por encima de nosotros, que solo un esfuerzo de la razón puede hacernos comprenderlo.

Leer másPor sobre todo, Padre