Falsas señales de santidad

Un hombre decidió buscar a un maestro de quien poder aprender tanto de su conocimiento como de su ejemplo.

Un amigo se enteró de sus intenciones y se prestó a ayudarlo:

-Yo conozco a un hombre santo que vive en la montaña; si quieres, te acompañaré a visitarlo.

Ambos iniciaron el camino en medio de una nevada y, a media jornada, se sentaron a descansar al lado de una fuente. El buscador preguntó a su amigo:

Leer másFalsas señales de santidad

Ante la vida mental

Cuando la criatura empieza a sondear el porqué del destino y del dolor y encuentra la luz de los principios espiritistas para iluminar los vastos corredores de su santuario interior, debe consagrarse cuanto le sea posible, a la apreciación del pensamiento, afín de iniciarse en el descifrado de los secretos que todavía ocultan, a todos nosotros, la sustentación de la mente.

Si en el mundo las incógnitas del cuerpo constituyen la pasión de la ciencia, que designa ejércitos numerosos de hábiles servidores para solucionar los problemas de la salud y la genética, de la reanimación y la eugenesia más allá de la tumba, la grandeza de la mente desafía a toda la potencia de nuestra inteligencia, en el trato metódico de cada uno de los temas que a ella se refieren.

Leer másAnte la vida mental

Inservibles graneros

Lucas, 12:13-21

Jesús realizaba una de sus concurridas reuniones.

La multitud se maravillaba.

Su voz suave y tierna era música del cielo, consolando afligidos y sufridores de todos los matices.

Su verbo sublime deshacía todas las dudas y calmaba todas las inquietudes, destacando la existencia de un Padre Celeste de amor y misericordia, que ama a sus hijos y trabaja incesantemente por el bien de todos.

Leer másInservibles graneros