Preparemos el mañana feliz

El tiempo pasa y nos encuentra atados a los deberes, las luchas, las realizaciones, en fin, como un fardo persistente a la condición expiatoria de nuestro mundo. Es habitual ese modo de pensar. Casi siempre se afirma que nuestro mundo es un mundo dolores y de lagrimas sufridas, o que, en la Tierra, todo es dolor, tragedia y lamentación. Se piensa, comúnmente, que el nivel de situación del planeta impone a sus habitantes la convivencia obligatoria con las frustraciones continuas, con las decepciones o desencantos con que tantos se enredan en los caminos.

Se acrecienta, en el rol de dificultades atribuidas al Orbe, que cada día se va tornando más difícil tener amigos verdaderos, en esa escalada creciente de perfidias y de falta de sinceridad.

Leer másPreparemos el mañana feliz

Señal de Cristo

En el servicio del Amor Cristiano a que te entregas, no permitas que tus propias limitaciones te impidan accionar. Prosigue en el rumbo del bien, dando felicidad al prójimo, a pesar de estar sediento mientras distribuyes la linfa cristalina, la contribución que nace del sudor y de las lágrimas, lleva la señal que la torna legítima.

Muchos compañeros señalarán tus fallas, procurando inhibir el verbo que colocas a disposición de la buena nueva. ¡Pese a ello, continúa!, bien sabes que cuando el Señor lo considere conveniente, tendrás los labios sellados y en silencio.

Leer másSeñal de Cristo