Caridad y raciocinio

¡Todos pensamos en la caridad, todos hablamos de la caridad!…

La caridad, sin duda alguna, es el corazón que habla, sin embargo, en las situaciones difíciles de la vida hay que oír al raciocinio, a fin de que ella sea lo que debe ser.

Nada duele tanto como ver a un ser querido sufriendo bajo los efectos de un cáncer. El corazón llora. Pero si la radiografía sugiere un trabajo operatorio, el raciocinio nos indica someter a ese organismo atormentado a la acción de la cirugía, en una suprema tentativa por lograr su recuperación. Seguir leyendo “Caridad y raciocinio”

La sonrisa de la fe

Las cirugías en los niños pequeños dejan a todos, principalmente a los padres, con el corazón en la mano.

Entregar la vida del ser amado en las manos de un extraño, es una tarea de lo más dolorosa.

En un momento, él está allí contigo, jugando, abrazando, divirtiéndose, sin saber lo que le espera más adelante. Luego, está en una camilla del hospital, inconsciente – bajo anestesia general.

Tal vez sea la primera lección de desapego que la vida da a los padres. Y así fue con aquella niñita de tres años. Llegó al hospital, juguetona, a las siete de la mañana, como si fuera un día normal de juegos. Seguir leyendo “La sonrisa de la fe”

La tolerancia

-¡Ay, madre! ¡Qué mañana tan hermosa…! Ya tenías tú razón que en el campo se debe madrugar para disfrutar de los encantos que tiene la Naturaleza.

-Me alegro que te convenzas, hijo mío, de que es una ingratitud no levantarse temprano para admirar la grandeza de Dios, porque lo que es la salida del Sol, aunque todos los días es lo mismo, como tú me decías ayer, no por eso deja de ser menos admirable la vida que difunde con su luz, con su calor; parece que el Sol dice a la Humanidad: ¡Buenos días! ¡Buenos días! Ya estoy entre vosotros.

-Sí, mamá, sí; tienes muchísima razón. ¡Estoy contentísimo de haber venido; qué bien hemos almorzado! Pero ahora falta lo mejor; falta la historia. Seguir leyendo “La tolerancia”

Volver arriba