Muerte y pasión de Jesús

3. – (Después de la curación del lunático). – Todos quedaron admirados con el gran poder de Dios. Y cuando todo el mundo estaba maravillándose de lo que Jesús hacía, él dijo a sus discípulos: Guardad bien en vuestro corazón lo que os voy a decir. El Hijo del hombre debe ser entregado en las manos de los hombres. – Mas ellos no entendían este lenguaje; les era de tal modo oculto, que no comprendían nada de él, y ellos estudiaban interrogarlo al respecto. (San Lucas, Cap. IX, v. 43, 45).

4. – Desde entonces, comenzó Jesús a revelar a sus discípulos que sería preciso que él fuese a Jerusalén; que allí sufriría mucho por parte de los senadores, de los escribas y de los príncipes de los sacerdotes, que sería llevado a la muerte, que resucitaría al tercer día. (San Mateo, Cap. XVI. v. 21).

Leer másMuerte y pasión de Jesús