En la hora del sueño

El reposo mediante el sueño, es indispensable al equilibrio psicofísico de los seres, especialmente del hombre. El sueño representa una gran contribución a la salud, a la armonía emocional, a la lucidez mental, a la acción en las diversas empresas de la existencia humana.

En cuanto se procesa el entorpecimiento de determinadas células corticales, responsables por el sueño, se liberan los clichés del inconsciente, que se transforma en catarsis valiosa para la manutención del paisaje mental equilibrado.

Sobrecargado por las emociones refrenadas, por las reminiscencias dolorosas, por las frustraciones, presiones, ansiedades, que se transforman en conflictos y complejos variados, el inconsciente se revela en los estados oníricos, que dan origen a los sueños, de innegable valor a los psicoanalistas para el estudio del comportamiento y de la personalidad. Seguir leyendo “En la hora del sueño”

La alegría

Cuando el hombre hace la iluminación interior, optimiza la vida, observa sus pasos, valora cada segundo de su existencia, es feliz, muy feliz en la felicidad que produce al prójimo.

Sabe traducir su pensamiento feliz en gestos de engrandecimiento a la persona humana, hace identidad, solidaridad, dignificando a todos, con placer. Suaviza sus palabras, ablanda su corazón, alimenta, construye el mundo por el amor; está siempre caminando en la integración con todos.

A cada segundo, coloca su energía, su conciencia, en la construcción del bien, pues sabe todas las grandes transformaciones realizadas por el conocimiento humano que se deben al equilibrio mental, espiritual y moral del hombre. Seguir leyendo “La alegría”

Propiedades del periespíritu

El campo energético plasmador de la forma es revestido por fluidos más o menos sutiles, en consonancia con el progreso alcanzado por el Espíritu que se utiliza de él. El periespíritu, en sus actuaciones más distintas en el terreno de la vida, es portador de características propias que mejor lo aclaran llevándose en cuenta todo lo que en él se observa.

Estructurado a lo largo de los milenios, desde los remotísimos tiempos del principio anímico, acumulando experiencias a lo largo de las eras, el periespíritu viene reflejando la evolución lograda por el Ser Inteligente, escalón a escalón. En esa larga y milenaria marcha, con el perfeccionamiento y complejidad del campo energético, tal estructura al participar de la naturaleza material, en virtud de ser subproducto del fluido cósmico, principio material que todo penetra, y de la naturaleza espiritual de la quintaesencia, por la imponderabilidad que le caracteriza, demuestra unas tantas propiedades importantísimas, responsables por enorme gama de fenómenos de profundidad, inexplicados muchos, debido a la ignorancia que les rodea. Seguir leyendo “Propiedades del periespíritu”

Volver arriba