Ante las tentaciones

Tentado a permanecer en las tinieblas, aunque te sangren los pies, dirígete hacia la luz. Mientras no pase el sudor y el cansancio de la plantación, ningún labrador recoge la cosecha.

Hasta que alcancemos un día el clima del reino angélico, seremos almas humanas, peregrinos de la evolución en las sendas de la eternidad. Aquí y allá oiremos cánticos de exaltación a la virtud y, alabándola, hablaremos en nuestro turno, acentuándole los elogios.

Mientras, manda la sinceridad que nos veamos por dentro, y, en nuestro interior, ruge el pasado gritando injurias contra nuestras más bellas aspiraciones. Toma, sin embargo, la antorcha que Cristo pone en tus manos e ilumina la intimidad de la conciencia, hablando contigo mismo. Seguir leyendo “Ante las tentaciones”

El optimismo es fuerza creadora

Hace algún tiempo, leyendo el periódico, algunas frases nos llamaron la atención. Se trataba de ideas de un escritor afirmando que, cuantos más pesimistas haya, mejor, ya que éstos son los que cambiarán al mundo, una vez que para los optimistas el mundo está óptimo.

Una de dos: o el escritor no sabe el significado de las palabras pesimismo y optimismo, o está intentando aplicar un sofisma. Pesimismo, según los diccionarios, es “opinión o sistema de los que creen todo pésimo o de todo esperan lo peor.” Optimismo es el “sistema de juzgar todo lo mejor posible; tendencia para creer que todo está bien.” Seguir leyendo “El optimismo es fuerza creadora”

Nuevas uniones

Después de los contactos con Simón Pedro, Juan y Andrés, Jesús se dispuso a regresar a Nazaret, en Galilea (Juan, capítulo I). En breve encontró dos discípulos más: Felipe y Natanael. Felipe era coterráneo de Pedro y Andrés (nacidos en Betsaida), que probablemente le hablaron al respecto de Jesús, ya que el Maestro le dijo simplemente:

– Sígueme.

Fue prontamente atendido. Seguir leyendo “Nuevas uniones”

Volver arriba