Los huérfanos

19. “¿Qué debemos pensar de las personas que habiéndoselas pagado sus beneficios con ingratitudes, ya no hacen bien por miedo de encontrar ingratos?”.

Estas personas tienen más egoísmo que caridad, por que hacer el bien sólo para recibir muestras de reconocimiento es no hacerlo con desinterés, y el bien desinteresado es el bien agradable a Dios. También hay orgullo, porque se complacen en la humildad del obligado que viene a poner el reconocimiento a sus pies. Seguir leyendo “Los huérfanos”

Consideraciones

Gimiendo en el suelo, enterrada, clamaba la pequeñita semilla: “¿Qué será de mí, estrujada en este abismo de sombra y muerte?” Y habiendo muerto, renació en vetusto árbol que se dilató en sombra protectora, flor perfumada y fruto sabroso, en la vasta gleba verdosa y noble.

Retorcido, en brasa viva, sufriendo entre el martillo y el yunque, murmuraba, sin resistencia, la lámina de hierro: “¿Qué me acontece, bajo esta tortura que me aniquila, sin tener en cuenta mis fuerzas?” Y sometido a la voluntad del metalúrgico, se convirtió en un puente seguro, imponente. Seguir leyendo “Consideraciones”

Ante la tempestad

Mateo, 8:23-27
Marcos, 4:35-41
Lucas, 8:22-25
La tarde caía.

Jesús decidió atravesar el lago de Genesaret con los discípulos, una pausa en las labores de atendimiento a la multitud.

Buscando reposar, se recostó en la popa, mientras el barco navegaba las aguas serenas del gran lago. Súbitamente, como ocurre con frecuencia en aquella región, el viento sopló fuerte, levantando olas amenazadoras. Seguir leyendo “Ante la tempestad”

Volver arriba