Satisfacción por el deber

El deber cumplido nos da una satisfacción indecible que genera el ambiente de paz en el alma, haciéndonos comprender el valor de la honra mezclada con la sinceridad.

Existen dos deberes delante de nosotros: uno que el Señor estableció desde los comienzos de la creación y el otro que aceptamos para nuestra propia evolución. Asumimos compromisos en variadas franjas y debemos cumplirlos, fortaleciendo así nuestra conciencia. Seguir leyendo “Satisfacción por el deber”

Volver arriba