Renacer y volver a morir

Cap. V – Ítem 12

Usufructuamos en la Espiritualidad el continente sin límites de dónde venimos; en el Universo Físico, el mar sin playas por donde navegamos de vez en cuando, y en la Vida

Eterna, el abismo insondable donde disfrutamos las magnificencias divinas. Durante el trayecto multimilenario de nuestras experiencias aprendemos, entre sucesivos trances de nacimiento y desencarnación, la alegría de vivir, junto con el descubrimiento y el reconocimiento de la necesidad y la comprensión del sufrimiento, siempre forjado por nuestras propias faltas.

Leer másRenacer y volver a morir

¿¡Perdona, sí!?

Cap. X – Ítem 15

El desconocido pasó en un auto y salpicó tu ropa con lodo, como si toda la calle le perteneciera… ¡Compadécete de él! Corre desesperado en busca de alguien que socorra a su hijo en los estertores de la muerte.

Una hermosa mujer, adornada con perlas y brillantes va a tu lado, mientras parece fingir que no percibe tu presencia… ¡Compadécete! Tiene sus ojos vacíos por el llanto y no pudo verte.

Leer más¿¡Perdona, sí!?

La Crucifixión

Mateo, 27:32-56
Marcos, 15:20-41
Lucas, 23:26-49
Juan, 19:17-30

Después Pilatos de lavar las manos, la multitud se burlaban del condenado. El manto de purpura fue retirado. Jesús retomo sus ropas.

La crucifixión seria en el monte Calvario (Gólgota en arameo). Significa calavera, talvez porque allí había una formación rocosa con la apariencia de un cráneo humano. La tradición cristiana consagraría la expresión como símbolo de sufrimientos redentores. En el lugar hay hoy un templo, denominado Iglesia del Santo Sepulcro.

Leer másLa Crucifixión