Una fecha, un portento

Inicios y avances

No hay quien pueda precisar su origen. La verdad es que el libro nació en el mundo cuando los hombres sintieron la necesidad de repasar debidamente sus ideas, en el proceso de su comunicación, por medio de representaciones gráficas. En los tiempo más remotos del libro en el planeta, a partir de donde se puede alcanzar, nos deparamos en pueblos antiguos, tales como egipcios, fenicios, griegos y hebreos, trabajando por fijar sus múltiples y deferentes registros en los cuerpos de los cilindros de barro o lajas de arcilla, cocidos, pero también en piezas de madera, en estelas de piedra y en tejidos. Seguir leyendo “Una fecha, un portento”

Acción de los pensamientos

Los pensamientos suprimen de referencias la mente instintiva y esta pasa a dar las ordenes, activamente en la secuencia que le cabe expresar, en el día a día de las luchas. En muchos casos, pasáis a ser lo que verdaderamente pensáis.

En el campo auditivo, los fenómenos son casi los mismos. Las sugestiones exteriores, dependiendo de quien usa la palabra, graban los sonidos en vuestro cuadro mental y los enfilan como una fuerza instintiva en vuestro inconsciente y, de gota en gota, os encamináis a las ideas de otro como siendo las vuestras. Así, vuestra vida se alinea en plena afinidad con vuestro semejante, que os prestó los sentimientos. Seguir leyendo “Acción de los pensamientos”

¡Cuánta sombra!

I

Un espiritista de Puerto Rico me envió el tristísimo relato que trascribo a continuación. Dice así:

DOLOROSA ESCENA — La señora Crescioni visita a su hijo en la cárcel. — Hoy, por la mañana, ocurrió una escena desgarradora en esta cárcel. La señora Crescioni, madre de los jóvenes hermanos que ayer tuvieron un encuentro personal y como consecuencia de ello cayó herido de muerte el mayor de ellos, llegó y suplicó que le permitieran ver a su hijo. Seguir leyendo “¡Cuánta sombra!”

Volver arriba