marzo 2017 – Luz Espiritual

Personas, opiniones y nosotros

Reflexionas, ensimismado, con el espíritu inquieto: “¡Nunca pensé que me sucedieran tales aflicciones…!”

Lamentas, angustiado, conjeturando: “Esperaba ingratitudes, ciertamente, pero, sin embargo, no de quien las recibí”.

Murmuras, cansado, con el corazón destrozado: “¿Hasta cuándo mantendrán opiniones injustas y rigurosas contra mí?”

Consideras, herido, pensando: “¡Cómo son despiadadas las personas que me combaten! Ni siquiera se preocupan con saber si realmente actué como dicen que actué”. Seguir leyendo “Personas, opiniones y nosotros”

Serenidad

La serenidad verdadera nace de la limpieza profunda de la conciencia, de los residuos karmicos y quien se encarga de eso es el tiempo precioso que empleamos en el ejercicio del amor.

Cristo es el más alto patrón de mansedumbre. Él, cuando paso por la Tierra, demostró la más perfecta tranquilidad imperturbable, en todo lo que pensaba, hablaba y hacía.

Su majestuosa mente estaba siempre en plena concordancia con la mente divina. Y para que la humanidad no se quedase huérfana, después de su partida para los altiplanos de la Vida Mayor, Él inspiró a sus discípulos para estructurar un esquema de reglas, en la urdidura de Su saber, que ni el tiempo consigue alterar. Seguir leyendo “Serenidad”

Novel

El espíritu se dirige al médium, que le había conocido en su vida “Voy a contarte lo que he sufrido al morir. Mi espíritu, retenido en mi cuerpo por lazos materiales, tuvo gran trabajo en desprenderse de aquél, lo cual fue una primera ruda agonía.

La vida que dejé a los veinticuatro años era todavía tan fuerte en mí, que no creía en su pérdida. Buscaba mi cuerpo, y estaba sorprendido y espantado de verme perdido en medio de esta multitud de sombras. En fin, la conciencia de mi estado y la revelación de las faltas que había cometido en todas mis encarnaciones se me presentaron de repente. Una luz implacable iluminó los más secretos pliegues de mi alma, que se sintió desnuda, y después sobrecogida por una vergüenza abrumadora. Seguir leyendo “Novel”

Encuentro marcado

Cap. VIII – Ítem 19

Cuando la aflicción golpeó a su puerta, el discípulo tomó las noticias del Señor y leyó su promesa divina: “Permaneceré con vosotros hasta la consumación de los siglos…”

Se encendió la esperanza en lo profundo de su alma. Y cierta mañana partió en busca del Maestro, a semejanza de una corza desorientada en el desierto, que desea un manantial de agua pura. Seguir leyendo “Encuentro marcado”

Los quinientos de Galilea

I Corintios, 15:6-7

Hay un importante episodio relativo a las materializaciones de Jesús, al cual no hacen referencia los evangelistas. Y recordado por el apóstol Pablo:

Después fue visto, una vez, por más de quinientos hermanos, de los cuales vive aún la mayor parte, mas algunos ya duermen.

Retirando la fantasía de que duermen los que murieron, es significativa la información de que “más de quinientos hermanos” tuvieron un encuentro con Jesús, el Galilea. Seguir leyendo “Los quinientos de Galilea”

Ayuda siempre

“Mas Pablo respondió: ¿Qué hacéis vosotros, llorando y amargándome el corazón?” — (Hechos, 21:13.)

Constituye un pasaje de los más dramáticos en los Hechos de los Apóstoles aquel en que Pablo de Tarso se prepara, frente a los testimonios que lo aguardaban en Jerusalén.

En el alma heroica del luchador no reside ninguna sombra de hesitación. Su espíritu, como siempre, está listo. Pero, los compañeros lloran y se lamentan; y, del corazón sensible y valeroso del batallador del Evangelio, fluye la dolorosa indagación. No obstante la energía serena que le domina la organización vigorosa, Pablo sentía falta de amigos tan llenos de coraje como él mismo. Seguir leyendo “Ayuda siempre”

Paz por el trabajo

La serenidad y la dulzura de las narrativas evangélicas arrullan tu corazón con la melodía consoladora de la esperanza, cuando compulsas el compendio de las inolvidables enseñanzas.

Sabiduría y coherencia brillan en tu mente, lenificando ulceraciones del sentimiento, a medida que trabas relaciones con los conceptos espiritas, en la Codificación Kardecista.

Hechos y lecciones fluyen en las experiencias mediúmnicas de las que participas, narrando, en cuadros vivos, la vida victoriosa después del desgaste celular. Seguir leyendo “Paz por el trabajo”

Contaminación mental

Las ondulaciones mentales tanto se propagan en el espacio infinito, como invaden todo el complejo humano, donando las energías ennegrecidas por los propios sentimientos.

Si falta la educación de los pensamientos, si fue olvidada la disciplina en el modo de pensar, tanto nos destruimos a nosotros mismos, como infringimos la ley del equilibrio, donde podemos llegar con nuestros pensamientos. Seguir leyendo “Contaminación mental”

Navegación de entradas

1 2 3 4 7 8 9
Volver arriba