Los médiums

Todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los dirige hacia el bien, cuando saben escucharlo. Ahora, que unos se comuniquen directamente con él por una mediunidad particular, que otros no lo hagan sino por la voz del corazón y de la inteligencia, poco importa, no deja de ser su Espíritu familiar que lo aconseja.

Llamadlo espíritu, razón, inteligencia, es siempre una voz que responde a vuestra alma y os dicta buenas palabras; apenas no lo comprendéis siempre. Seguir leyendo “Los médiums”

La pasión de Jesús

Cap. XIX – Ítem 7

El Espiritismo no nos abre camino para que desertemos del mundo.

Si bien es conveniente evitar los abusos del siglo, no podemos llegar a la exageración de querer vivir fuera de él. Usufructuemos la vida que Dios nos da, respirando el mismo aire que los demás seres, nuestros hermanos.

Para atender a nuestra conciencia podemos dispensar la virtud intachable que forja la santidad ficticia. Seguir leyendo “La pasión de Jesús”

Se debe entrar por la puerta, pero no por la ventana

Dije hace mucho tiempo que, de cien centros espiritistas, si me fuera posible haría cerrar gubernativamente noventa y nueve; y recuerdo que el general D. Pascual de Lacalle, espiritista de muy buena fe, al que yo llamaba el aristócrata del presente y demócrata del porvenir —alma de niño, vestida de soldado—, vino a verme diciéndome que parecía mentira que yo hubiese escrito semejante barbaridad cuando los centros espiritistas eran el refugio de los desventurados, de los afligidos, de los vencidos en el rudo combate de la vida, y cuando yo le debía al Espiritismo el no haber ingresado a algún asilo benéfico, habiendo adquirido entre los espiritistas una familia numerosa que se interesaba por mi presente y mi porvenir. Yo le dejé hablar cuanto quiso, porque le quería, le respetaba y admiraba por su inmensa fe, y cuando concluyó de reconvenirme y de hacerme cargos muy severos, acusándome de desagradecida, entonces le dije: Seguir leyendo “Se debe entrar por la puerta, pero no por la ventana”

Volver arriba