Sirve y confía

“Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados…” – Pablo (I Corintios 1:9)

Frecuentemente, aparecen los compañeros que se dicen incapaces para la tarea que se les concedió. Asumieron compromisos que se apartan en las primeras dificultades, alegando incompetencia; inician emprendimientos de que se retiran, luego surgen ciertos obstáculos, declarándose frágiles para el trabajo a realizar. Y retardan la ejecución de servicio que les acarrearían paz y felicidad sin tardanza mayor. Seguir leyendo “Sirve y confía”

Por amor a Dios

“Sirviendo con buena voluntad, como al Señor…” – Pablo (Efesios 6:7)

No importa que el hijo-problema te arranque lágrimas de aflicción si lo abrazas en la condición de criatura eterna que Dios te dio para encaminar.

No existe sufrimiento en la abnegación, en favor de padres incomprensibles, si a ellos te consagras en la certeza de que los encontraste por benefactores a que Dios te guio, a fin de que los entiendas y ayudes en el reajuste necesario. Seguir leyendo “Por amor a Dios”

Tratamiento Espiritual

1- ¿Cómo podemos juzgar en cuanto a la eficiencia de un tratamiento espiritual?

Por los resultados. Considérese, sin embargo, que la eficiencia del pase está subordinada también a la fe. Jesús dejaba eso bien claro cuando decía a los beneficiarios de sus curas: “Tu fe te salvo”.

2- ¿La fe supera el problema del merecimiento?

La fe tiene sus propios méritos. Representa la movilización de nuestros mejores sentimientos, estableciendo sintonía con el pasista y los benefactores espirituales que lo asisten y potencializando los recursos que nos ofrecen. Seguir leyendo “Tratamiento Espiritual”

Volver arriba