Árboles Humanos

El texto evangélico, ante la luz de la Doctrina Espirita, no se refiere a los médiums catalogándolos como antorchas o estrellas, ángeles o santos.

Con mucha propiedad, se refiere a ellos como siendo árboles fructíferos. Y sabemos, hasta la saciedad, que los árboles producen según cada especie.

No viven sin riego y sin fertilizante; sin embargo, el exceso de una y otro puede perderlos. En verdad, no prescinden del cuidado y del cariño de cultivadores atentos; sin embargo, se obligan a tolerar viento y lluvia, canícula y tempestad. Seguir leyendo “Árboles Humanos”

Una flor en la tumba de un Ángel

El 15 de setiembre dejó la Tierra una mujer que, indudablemente, vino a este mundo por equivocación. El Diluvio, muy poco amigo de dar bombos, dijo lo siguiente, refiriéndose al entierro de la mujer ángel:

UN ENTIERRO POPULAR. — María Josefa Samá. — Desde las siete y media de esta mañana empezó a notarse en los alrededores de la estación de Francia la llegada de numerosos carruajes y extraordinario público.

A las ocho ya se hallaban en los andenes muchos centenares de personas conocidas por su elevada posición y por sus cargos de autoridad o políticos. Seguir leyendo “Una flor en la tumba de un Ángel”

A solas con los otros

No creías estar a solas, envolviendo los sueños que abrigabas en los pesados tejidos de la rebeldía.

¡Hay tantos solitarios que no se resuelven a soltar las amarras del egoísmo para ser útiles a alguien…!

Se tú, quien consiga convertirse en guía en esa circunstancia.

El lago plácido y soñador, que refleja el cielo pulverizado de astros cual espejo precioso, se deshace ante el batracio que en él se arroja, borrando la ilusión de la belleza. Seguir leyendo “A solas con los otros”

Volver arriba