Examinando el sufrimiento

¡Huir de la aflicción!

¡Libertarse del dolor!

Olvidar… ¡Olvidar que se sufre! — Exclaman los simplistas que piensan en solucionar el magno y palpitante problema del sufrimiento sin considerarlo, como si, ignorando la enfermedad y el dolor, el dolor y la enfermedad, ignorasen al hombre.

Muchos de los que se afiliaron a las diversas corrientes religiosas del Cristianismo procuran, por un proceso de transferencia, librarse de las aguas tumultuosas del sufrir, orando y en la oración, suplicando liberación gratuita, como si el papel de la Divinidad fuese el de reunir solicitudes y atenderlas indiscriminadamente, lejos de considerar los títulos característicos del mérito y del desmérito. Seguir leyendo “Examinando el sufrimiento”

De los nacientes del corazón

“Finalmente, sed todos de un consentimiento, de una afección, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables.” – Pedro (I Pedro 3:8)

De todos los tesoros que la Divina Providencia te confió, uno de ellos es la piedad que puedes liberar como un rio de bendiciones de los nacientes del corazón.

Piensa en las lágrimas que ya te pasaron por la existencia y nunca derrames hiel en las sendas de los semejantes. Para eso es necesario que raciocines y te enternezcas, entre la luz de la comprensión y el apoyo de la caridad. Seguir leyendo “De los nacientes del corazón”

Salud y enfermedad

1- ¿Todo sufrimiento físico implica un pago de débitos karmicos? ¿Un dolor de dientes, por ejemplo?

Es más probable que los dientes te duelan porque no los cepillas regularmente. Los dolores físicos generalmente son avisos de nuestro cuerpo señalizando que lo estamos cuidando mal.

2- ¿Que sería cuidar bien del cuerpo?

Atender sus necesidades. Nuestro cuerpo es una máquina que usamos para el tránsito por la Tierra. Como toda máquina, tiene reglas de funcionamiento. Es fundamental observarlas, a fin de que no nos cause dificultades. Seguir leyendo “Salud y enfermedad”

Volver arriba