Reconciliarse con sus enemigos

5. Acomódate luego con tu contrario mientras que estás con él en el camino: no sea que tu contrario te entregue al juez y el juez te entregue al ministro, y seas echado en la cárcel. En verdad te digo, que no saldrás de allí basta que pagues el último cuadrante. (San Mateo, cap. V, v. 25 y 26).

6. En la práctica del perdón y en la del bien en general, más que un efecto moral hay también un efecto material. Se sabe que la muerte no nos libra de nuestros enemigos; los espíritus vengativos persiguen muchas veces con un odio más allá de la tumba, a aquellos a quienes han conservado rencor; por esto el proverbio que dice: “Muerto el perro acabada la rabia”, es falso en cuanto se aplica al hombre. Seguir leyendo “Reconciliarse con sus enemigos”

Impedimentos

En el ejercicio mediúmnico serás sorprendido por dificultades y óbices que te impiden la ascensión, al desear evolucionar.

Obstáculos del personalismo destructor e impedimentos del egoísmo avasallante, surgen a cada instante.

Dificultades que hieren tus pies, brotando del suelo; compromisos que te prenden al cepo de necesidades vigorosas, repuntando de la recóndita intimidad.

Aparte de ellos, enfrentarás aún, a otros más difíciles de vencer. Seguir leyendo “Impedimentos”

Un enemigo

I

No siempre lo bueno es bueno, dice un antiguo adagio, y es la verdad. Muy útil y necesario es el estudio del Espiritismo para sobrellevar las innumerables penalidades de la existencia en la Tierra, pues no hay hombre dichoso en ninguna esfera social; todos tienen algo que lamentar: los unos la miseria en que viven, los otros las dolencias físicas que les mortifican, aquéllos la intranquilidad moral que les aqueja, otros las pérdidas de seres queridos, todos, todos, sin excepción, se quejan de su suerte; y estudiando el Espiritismo, no diré que la felicidad absoluta nos abra las puertas del templo de la dicha, pero de creerse uno víctima de la ciega fatalidad a considerarse víctima de uno mismo, hay mil mundos de por medio, porque el estudio razonado del Espiritismo nos demuestra Seguir leyendo “Un enemigo”

Volver arriba